Aplicaciones móviles: ¿Comprar o alquilar?

Imagen grupo usando móviles

El desarrollo de aplicaciones móviles ha evolucionado muy rápidamente. Hasta hace poco el hecho de tener una aplicación móvil para fidelizar y comunicarse con sus clientes era algo reservado a las grandes empresas, a causa de los enormes costes de desarrollo. Todavía hoy, adquirir una app móvil desarrollada completamente a medida puede llegar a costar decenas de miles de Euros. Afortunadamente hay nuevos modelos de negocio que permiten acceder a aplicaciones equivalentes en calidad y funciones por un precio que – ahora sí – es accesible a cualquier Pyme.

Existen dos modelos en la industria de las aplicaciones móviles: El desarrollo propietario y el Saas (Software as a service). Para explicarlo de forma sencilla, es como si hablásemos de buscar una casa: Podemos comprarla o alquilarla. Con las aplicaciones es exactamente lo mismo.

Podemos contratar un desarrollo a medida con funciones muy específicas, ser los propietarios de la aplicación y hacer con ella lo que queramos. Eso es el desarrollo propietario, y el precio más barato del que tengo conocimiento a fecha de hoy en este formato son 6.000 Euros por una aplicación absolutamente básica, y eso eso lo más barato que se despacha.

Por el contrario, podemos contratar un servicio que consiste en la puesta a nuestra disposición de una aplicación diseñada para nosotros y con funciones completas, y pagar una cuota por su “alquiler”. Esto es el Saas. Esta cuota normalmente varía en función de las plataformas en las que se publica la App y de las funciones que incluye, pero un valor típico para la clase de aplicación que necesita una Pyme puede estar alrededor de los 100 Euros mensuales, si no incluye desarrollos de software a medida ni algunas funciones muy concretas. El diseño y configuración de la app conlleva un coste inicial de setup, que puede ser muy variable pero muy (pero que muy) inferior al del desarrollo propietario.

¿Que cómo es posible esta diferencia de precios entre los dos modelos? Podemos comentarlo otro día, pero tiene que ver con la variabilización de los costes a través de los nuevos modelos de licenciamiento del software de desarrollo, y con la propia disponibilidad de software de desarrollo con bloques pre-programados.  Pero eso es otra historia.

Etiquetas: